Mientras que la mayoría de nosotros sólo podemos soñar con tener el coche más rápido del mundo, algunos hacen lo que sea necesario para poseer uno.